• Artibus
  • @Artibus_
  • Artibus Consulting
  • Artibus
  • Español
  • /
  • English
Cómo hacer frente al cambio (2/5)

Durante décadas, desde mediados de 1940 hasta principios de 1990, el mundo de negocios cambió poco. Pero más tarde, repentinamente, Internet caotizó los antiguos supuestos. Entre los cambios producidos se incluyen:

• Hoy en día la información vuela – Internet es sinónimo de una gran rapidez en la transmisión de información. Todos tienen acceso a casi todo lo que necesitan saber, casi instantáneamente.

• Las fronteras no cuentan – Una economía global ofrece a las empresas y a sus clientes un alcance geográfico que era antes impensable.

• Las normas demográficas han cambiado – Las viejas normas sobre género, edad y características socioeconómicas han dejado de aplicarse. Los consumidores y los trabajadores hacen las cosas de nuevas maneras.

• Los clientes mandan – Durante décadas las empresas dictaban a sus clientes lo que podían comprar y cuándo. Hoy cada vez más los clientes establecen las reglas.

Drucker siempre aceptó el cambio. Después de todo, un entorno de negocios inestable crea oportunidades para los pensadores iluminados que pueden sacar ventaja de ello. Por ejemplo, Monster.com vio la oportunidad en medio del desorden. Al ofrecer una manera mejor y más útil a los empleadores de publicar puestos de trabajos y a quienes buscan empleo de acceder a ellos, Monster.com se quedó con participación de mercado de los diarios.

El nuevo mantra de los líderes de negocios consiste en escudriñar profundamente el mundo cambiante de hoy y adueñarse del “espacio blanco” – nuevos mercados que parecerán obvios una vez aceptados, pero que sólo pueden ser descubiertos mediante el estudio perspicaz de las necesidades insatisfechas de los consumidores. Los ejecutivos deberían pensar como si estuvieran haciendo negocios en el “mundo de Lego,” en donde las personas, los productos y las ideas deben encajar todas juntas y entre sí y con los Lego de proveedores, distribuidores y clientes. Los Lego no necesitan contigüidad física; las piezas pueden estar en cualquier lado. Hoy día, la estrategia no es un tema superficial para conversar en la intimidad de la empresa, sino que es un mandato que las empresas deben seguir para sobrevivir.

(The Definitive Drucker: Challenges for Tomorrow’s Executives – Final Advice from the Father of Modern Management) por Elizabeth Haas Edersheim, McGraw-Hill © 2006

- Centrarse en los clientes