• Artibus
  • @Artibus_
  • Artibus Consulting
  • Artibus
  • Español
  • /
  • English
Para conectarse, debe comunicarse (1/5)

¿Cómo sabe cuándo se ha conectado bien con otras personas? Cuando hacen más de la cuenta por usted. Cuando hablan muy bien de usted. Cuando se relacionan con usted emocionalmente y se comunican abiertamente. Cuando confían en usted. Cuando muestran energía positiva hacia usted y disfrutan su compañía. Conectarse significativamente con otros tiene grandes compensaciones. La gente con conexiones cálidas afronta menos conflictos y disfruta más sus relaciones. Sin embargo, establecer ese tipo de vínculos requiere abrirse camino entre el aluvión de señales y mensajes que bombardean a toda la gente todos los días. Eso significa convertirse en un comunicador eficaz, una habilidad que puede aprender por sí mismo – y estar contento de haberla aprendido.

Las conexiones cálidas dependen de reconocer y admitir el valor de otras personas. No se centre en usted mismo, sino en los que están a su alrededor. Para conectarse con las personas, hable con ellas y centre la conversación en las preocupaciones de ellas, no en las de usted. Trate de crear relaciones de uno a uno; dentro de éstas ocurre alrededor del “90% de todas las conexiones”. Perfeccione sus habilidades en esta área básica. Luego aprenda a conectarse con miembros de grupos y, por último, con el público. No es fácil, pero es esencial. Piense cómo respondería estas preguntas alguien con quien está usted hablando:

1. “¿Se preocupa usted por mi?” – Demuestre que verdaderamente se preocupa por otros. Deje de inquietarse por sus necesidades y preste atención a las de ellos.

2. “¿Me puede ayudar?” – Los grandes vendedores viven de acuerdo con esta trillada, pero verdadera, máxima: “Nadie quiere que lo vendan, pero todos quieren que los ayuden”. En vez de buscar gente que lo ayude, empiece a ayudar a otros.

3. “¿Puedo confiar en usted?” – El amor entre las personas es vital, pero la confianza es aún más crítica. Nunca se conectará con nadie si usted no es digno de confianza.

Su agenda no es importante para otras personas, pero la ayuda para promover sus agendas sí lo es. Para tener a la gente de su lado, póngase rápidamente del lado de ella. Conectarse es así de fácil si lo hace genuina y creíblemente. La manera como actúe es mucho más significativa que lo que dice. De hecho, a menudo las palabras tienen poco que ver con la conexión. La impresión que haga depende de cuánto revela de usted mismo. Conectarse positivamente tiene cuatro componentes:

1. “Lo que ve la gente: conexión visual” – Su apariencia es mucho más importante que lo que usted dice. Vístase bien. Arréglese. Sonría y utilice expresiones faciales cálidas y agradables. Manténgase derecho cuando está de pie. Muévase con energía.

2. “Lo que entiende la gente: conexión intelectual” – Para conectarse bien con otros, relate experiencias personales auténticas que puedan compartir, sentir y respetar. Piénselo de esta manera: “Cuando se encuentra a sí mismo, encuentra a su público”. Charles Laughton, un famoso actor [de mediados del siglo XX], en una ocasión fue a una fiesta de Navidad en Londres en la que el anfitrión pidió a todos que recitaran un pasaje que representara la temporada. Laughton recitó profesionalmente el Salmo 23 y recibió un cálido aplauso. El siguiente turno le tocaba a una mujer mayor que estaba dormida en una silla en el rincón. Después que sus amigos la despertaron y le dijeron lo que estaba sucediendo, con toda sinceridad, pero poco profesionalmente, empezó a recitar el mismo salmo: “El Señor es mi Pastor, Nada me falta … ”. Cuando terminó, todos lloraban. ¿Por qué provocó su recitación una reacción emocional más fuerte que la pulida declamación del autor? Laughton explicó: “Yo conozco el salmo; ella conoce al Pastor”.

3. “Lo que siente la gente: conexión emocional” – La actitud hace que un orador sea más carismático que otro. Si se muestra usted agradable y seguro de sí mismo, atraerá a las personas.

4. “Lo que oye la gente: conexión verbal” – Use palabras positivas y úselas bien. Tome en cuenta el dicho de Mark Twain: “La diferencia entre la palabra casi correcta y la palabra correcta tiene, en realidad, mucha importancia – es la diferencia entre el rayo y la raya”.

(Everyone Communicates, Few Connect: What the Most Effective People Do Differently) por John C. Maxwell Thomas Nelson Publishers © 2010

- Use energía para conectarse